¡Maduro en 3 y 2! FMI le negó préstamo porque “no es presidente legítimo”

Unos US$ 5.000 millones para combatir el coronavirus

corona
Propietario de la imagen
Siglo XXI (España)

Se le volteó la tortilla al usurpador Nicolás Maduro. Tras enviarle esta semana una carta a la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, pidiendo un préstamo valorado en US$ 5.000 millones para combatir el coronavirus en Venezuela, la respuesta de la directora del máximo acreedor financiero internacional fue “no” tan inmediato como rotundo.

Georgieva consideró la incompatibilidad e imposibilidad de otorgarle un préstamo a un mandatario “que no es reconocido por la mayoría de los países miembro del FMI como presidente legítimo”. Con anterioridad, el FMI tampoco aclaró su respaldo a la legitimidad presidencial de Juan Guaidó, debido precisamente a esas mismas razones que esgrime para negar el préstamo a Maduro.

En el contexto actual, la directora del FMI argumentó que el préstamo depende de ese reconocimiento por parte de los países miembro algo en el que, hasta ahora, “no hay claridad al respecto”.

Al igual que su antecesor Chávez, Maduro ha fustigado constantemente al FMI como “ente imperialista”, toda vez el presidente de la ilegítima ANC, Diosdado Cabello, no ha dudado en calificarlo como “buitres”.

Pero la crisis del COVID-19 en Venezuela, con 42 casos de infectados, ningún muerto y ningún recuperado a fecha de hoy, jueves 19 de marzo, así como la drástica caída de los precios del petróleo tras la crisis OPEP entre Rusia y Arabia Saudita, dejan al régimen usurpador en una delicada situación.

Por ello, Maduro volvió a acudir a su aliado chino para intentar paliar los efectos del contagio. Beijing envió a Venezuela unos 4.000 kits de prueba, trajes de bioseguridad y purificadores para intentar atajar la crisis sanitaria del COVID-19.

Las penurias sanitarias que vive Venezuela bajo el régimen de Maduro, la intensidad de la crisis socioeconómica y ahora la negativa del FMI a prestar el dinero solicitado, hacen crecer las alarmas ante la llegada del coronavirus.

Incluso, dentro del pulso político interno, Maduro pareciera dar una imagen de mayor fortaleza en comparación con Guaidó, obviamente más relegado en cuanto al protagonismo al no tener éste capacidad de control sobre el sistema sanitario. Está por ver, por tanto, si la crisis del coronavirus termina desnivelando este pulso de poder entre Maduro y Guaidó.

Añadir nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene privado y no se mostrará públicamente.